Cera en los oídos

 

El cerumen o cera es una sustancia amarillenta y cerosa secretada en el conducto auditivo humano. El cerumen juega un importante papel en el canal auditivo del ser humano, ya que ayuda en su limpieza y lubricación, y también proporciona protección contra algunas bacterias, hongos e insectos. El exceso de cerumen o el incrustamiento de éste puede presionar el tímpano u ocluir el conducto auditivo externo, además de reducir la capacidad de oir. En la Clínica Barajas se llevan a cabo diferentes procedimientos en orden a liberar al conducto auditivo de cualquier taponamiento o cuerpo extraño.

tapon

En la imagen a la izquierda se observa un tímpano del oído derecho normal y a la derecha un tímpano del oído izquierdo obstruido por la presencia de un tapón de cera. 

TRATAMIENTOS

Lavado de Oídos
El cerumen es retirado de la oreja mediante la irrigación o lavado de oídos. Este procedimiento consiste en inyectar agua dirigirá al oído externo para salir arrastrando con ella toda la cera. El agua es aplicada a 37ºC para no causar mareos. Se utiliza una jeringa para que el flujo de agua sea inyectado suavemente en el oído. Para los niños el ritmo y la velocidad es inferior. Puede ser necesario que el oído deba ser irrigado varias veces seguidas para sacar toda la cera.

Limpieza con ganchillos
Cuando a criterio del otorrino así se determine el cerumen será eliminado mediante la utilización de un ganchillo. Mediante este instrumento el médico despegará y sacará fuera del canal auditivo el cerumen adherido al canal. Este procedimiento debe ser llevado a cabo solamente por parte de profesionales de la salud.

Productos para ablandar la cera
En ocasiones antes de utilizar alguno de los anteriores procedimientos es necesario ablnadar el tapón de cera. Para ello se indican unas gotas comerciales que reblandecerán la cera para posteriormente ser retirada por él otorrino.

Bastoncillos de algodón
En general se recomienda no utilizar bastoncillos de algodón para extraer el cerumen, ya que lo que se consigue normalmente es empujar la cera más adentro del canal auditivo y, si se utilizan sin cuidado, perforar el tímpano. La abrasión del canal auditivo, en particular después de que el agua haya entrado tras nadar o bañarse, puede conducir a la infección del oído medio. Asimismo, el trozo de algodón puede quedar atrapado en el canal auditivo. Los bastoncillos de algodón sólo deben utilizarse para limpiar el oído externo.

VIDEO: Consejos para la limpieza del oído. (Enlace original: PRACTICOPEDIA)